No hay final sin principio

No hay nada más cierto que de una experiencia, ya sea mala o buena, siempre se saca algo positivo. Pero en el caso de que lo vivido no sea agradable hay que saber cuándo se termina de recoger la cosecha y abandonar el campo, pues es bien sabido que una retirada a tiempo es una victoria, tanto personal como popular.

Al principio de una etapa la curiosidad, la incertidumbre y la novedad hacen que idealices lo que estás a punto de conocer y todo te parezca reluciente. Pero nada es perfecto y poco a poco, según te vas adentrando, vas conociendo los pequeños arañazos de ese “oro” que habías percibido al principio. Es posible, que esos pequeños defectos no eclipsen las grandes virtudes que siguen existiendo, pero a veces lo hacen y es en ese momento en el que debes sentarte, recapacitar, analizar lo aprendido, lo que te queda por conocer y determinar el final de esa ya rutinaria etapa.

Siempre he pensado que todo tiene siempre un principio, un nudo y un desenlace. Todo comienza con un principio deslumbrante, un nudo en el que las presentaciones sobran y las despedidas faltan y un desenlace en el que todo se convierte en un análisis del que, al final, siempre nos queda lo bueno, aprendizajes que nos acompañarán en los nuevos comienzos, ayudarán a afrontar los problemas y se sumarán a las recolectas finales.

Publicado en Miscelánea | Deja un comentario

Corazón dividido

         Son muchos años los vividos donde la superación de los malos momentos, hicieron los buenos, más buenos todavía. Nunca llegué a pensar que esto pasaría, pero nunca me ví en una circunstancia similar donde mi decisión era crucial, pues aceptando una, sabía que me arriesgaba a perder la otra. Aún es pronto para saberlo.
 
          Siempre quise ser libre, al igual que todos, pero la realidad es que en muchas ocasiones nos dejamos influir enormemente por los demás, por la gente, por el qué dirán y nos arrugamos ante la dificultad de las circunstancias venideras, tratando de evitar defraudar a los demás. De esta forma, realmente, te defraudas a tí mismo al no ser sincero con aquello que deseas, dejándolo escapar.
 
          Soy consciente de que he hecho daño con mi decisión y me duele en el alma, sobre todo, por lo que significa esa persona en mi vida, ya que no sólo lo considero un amigo. Las cosas hay que aceptarlas y no forzar los sentimientos de nadie. Sólo vivimos una vez y muy poco tiempo como para desaprovechar oportunidades que nos hacen feliz y mi decisión fue sincera con mi corazón y con quién comparte actualmente mi vida, quien me llena de ilusión mirando hacia adelante día a día, aunque sinceramente estoy dolido por aquel que me volvió la espalda tras tanto camino recorrido desde nuestra infancia, pero pienso que debería alegrarse porque soy feliz con mi decisión, muy a su pesar. Lo que no se debe hacer es impedir la unión de dos personas que lo desean por capricho, pues mi compañera también está en su deber de poder decidir. Ambos te conocemos de muchos años, nos sentíamos cerca de tí y hoy tú quieres alejarte. Tú, al igual que nosotros, eres libre, pero nos duele verte marchar.
 
          Puede que la ilusión le llevase a soñar y yo traté de animarle, ayudándole en todo momento, teniendo presente sus sentimientos. Puede que no quisiera ver lo que él mismo me decía de que no tenía nada que hacer, al intentarlo una y otra vez. Las circunstancias fueron por otros derroteros y una decisión difícil tuve que tomar, apostando mucho, si quería ser sincero con mis sentimientos y mi felicidad, aunque una parte de mi corazón sigue añorando a quien ocupaba un lugar especial en él, deseando que vuelva algún día.

          Me consta que he sido el punto de mira de muchas críticas por mi decisión, pero por mucho que les duela a aquellos que no me entienden, no me arrepiento en absoluto, pues tengo a mi lado a la persona que me llena completamente. Desde mi humilde opinión, no he hecho nada malo, he sido valiente y sincero con el fin de ser feliz, afrontando miedos pasados, al igual que mi compañera. No sé que nos deparará el futuro ni hasta dónde llegaremos, pero lo que sí sé es que hoy por hoy ella lo es todo para mí y pienso proteger ese tesoro a pesar de los derrotistas.

                                                                                                                Álvaro J. Martínez Pascual

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Decisiones

Cuando tomas una decisión siempre tienes miedo a equivocarte a que el camino escogido te lleve al lugar erróneo. Pero a veces no nos damos cuenta que es el propio camino el que nos regala experiencia.

Hace poco tuve que tomar una decisión, de esas importantes y a largo plazo, dar un sí significaba entrar en un sendero en el que los primeros pasos no iban a ser nada fáciles y los últimos no se podían ver. A la incertidumbre, el miedo y las dudas se sumaban obstáculos que al saltarlos podían hacerme perder algo sustancialmente importante pero no hacerlo me impediría alcanzar algo que nunca pensé que existía y que me hace realmente feliz.

La solución era sopesar lo que me compensaba y lo que no. El camino fácil era decir que no, no perdería ni tendría que afrontar nada, todo sería muy sencillo y, además, no alcanzar esa supuesta “felicidad” no es tan malo, lo que no se tiene, no se añora.

Pero nunca he querido que el miedo me impida alcanzar aquello que anhelo. Quizá me estrelle pero prefiero arrepentirme de aquello que he hecho que de lo que no he hecho, porque, a fin de cuentas de lo primero habrás aprendido algo y de lo segundo, en cambio, sólo te llevas una espinita que en muchas ocasiones te quedas de por vida.

Por eso, yo he entrado en el “sendero fanganoso” y he de decir que no me arrepiento porque quien me acompaña hace que el barro parezca césped recién cortado y los arbustos jardines de flores de mil colores.

No sé cuánto durará, no sé qué me esperará 100 metros más adelante, sólo estoy segura de cada paso que doy y de que cada huella que dejo en el suelo, la dejo en mi corazón.

 

Gracias!

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Casi 27

Mañana será el último día de carrera, la vida de “casi 27 personas” dará un auténtico vuelco, pero no lo daremos solos, todos los momentos que hemos vivido juntos respaldarán nuestros primeros pasos porque sabemos que si damos algún traspiés siempre nos tendremos los unos a los otros para sujetarnos y aconsejarnos.

Han sido cuatro años de carrera, de los cuales los dos últimos han sido muy especiales. En el tercer curso hubo cambios ya sólo estaríamos los periodistas, para así poder compartir nuestras frustaciones estudiantiles y los encantos del “mejor oficio del mundo”. De casi 50 personas que éramos en los dos anteriores cursos, solo quedaríamos 26, de los cuales la mitad no nos habíamos visto las caras ni siquiera por los pasillos. Pero, aunque aún no hay una explicación tangible de lo que provocó la unión, a los pocos días de compartir aula empezamos a salir todos juntos, a conocernos y seguir ampliando la historia de nuestras vidas con 26 nuevos protagonistas:

Luis Cotán: El mejor ejemplo de que la mirada es el espejo del alma, tus ojos hablan de tí: bondad, alegría, simpatía, sentido del humor… Espero seguir conociéndote porque algo me dice que tu amistad vale millones.

Irene Azcutia: Llegarás lejos, tienes todas las cualidades de una gran periodista, lucha por lo que quieres, porque puedes conseguir lo que te propongas. ¿Seguiremos compartiendo belgadas?

Coco: Una ovejita con piel de lobo, eres muy inteligente y escondes un gran corazón, sólo puedo darte las gracias por dejarme verlo.

Bece: Paisana! qué cambio has pegado desde el año pasado, espero que sigas así, tienes una gran sonrisa y espero que nada ni nadie la apague. Y recuerda siempre que gran parte de la culpa de que la clase sea lo que es la han tenido tus bececoas!!

Chari: La eterna delegada, gracias, gracias, gracias, gracias… podría tirarme así un siglo, porque tu apoyo ha sido imprescindible, eres única y has nacido para esto, solo espero… que cuando seas rica te acuerdes de mi y me des un puestecillo de BECARIA DE MIERDA aunque sea… 😉

Las Pérez: Inés, Belén, si toda la familia tiene la simpatía y el encanto que tenéis vosotras… adoptadme! Belén la niña de las dos carreras, “la lista” e Inés, cuando pasó la adolescencia se le olvidó dejar el pavo atrás, me encanta! No cambiéis nunca.

Luis Díaz: El gigoló. Perro ladrador poco mordedor, tu fachada de “chulito” oculta a una grandísima persona, siempre buscas un hueco para ayudar a quien lo necesita, eres lo que se define como “un buen amigo”.

Eloy: Es pensar en tí y esbozar una sonrisa. Eres una de las mejores personas que he conocido nunca, de corazón, conocerte ha sido un regalo. Siempre me tendrás cuando lo necesites, no lo olvides nunca.

Jaime: Eres bondadoso e inteligente, puedes llegar muy lejos, me alegra haberte conocido más este año. Aquí tienes una amiga.

Miguel: ¿Qué decir de ti? has estado en las buenas y en las malas, eres una de las personas que sé que me llevo conmigo vaya a donde vaya. El año pasado fue muy especial y tú tuviste mucha culpa. Sé que nos distanciemos o no, siempre estaremos unidos por una gran amistad.

Mariayu: Vecina! Me debes una clase de montar a caballo! Gracias por haber hecho que este año nos conociésemos más, ahora sé que tengo cerquita de casa una buena amiga.

Jenaro: Mi nene! Eres especial, único, luchador… eres uno de mis mejores amigos y todo lo que pueda decir aquí es poco. Estaremos juntos siempre, seguro.

Ana Belén: Acha!!!! Eres la alegría de la huerta, tu sonrisa ilumina, siempre me has transmitido bondad y sinceridad. A las buenas y a las malas sabes que me tienes contigo.

Manu Jiménez: Amante de esta profesión, llegarás lejos y espero verlo y que lo disfrutemos juntos.

Patri: Eres encantadora, se nota que eres de esas amigas que nunca fallas. Me da pena no haberte conocido más porque hubiese merecido la pena. Espero seguir teniéndote cerca.

Irene Aracil: Mi niña, la eterna ausente, has pasado momentos muy duros pero has sabido superarlos con una gran fortaleza, siento admiración hacia tí. Nunca cambies.

Manu Miura: Eres único, un hombre con las ideas claras, que sabe lo que quiere y que sé que lo conseguirá. Eres amante de la locura, pero tienes unos principios forjados que siempre respetas. Espero que el destino nos vuelva a juntar porque puedo aprender mucho de ti.

Emilio: El dueño de CEADE como dice Irene, ya has cumplido un cuarto de siglo y, según tú, debes asentar cabeza, pero te diré algo: madurar es traicionarse a sí mismo 😉

Beneroso: No te has querido dar a conocer hasta este año y me ha parecido una decisión muy tonta, porque eres una gran persona y tienes una alegría que parece que nada ni nadie pueden apagar.

Castillero: Niño! Callejero viajero! Un día me vuelves loca, no tengo nada que decirte que no te haya dicho ya y que no te vaya a decir más adelante, porque sé a ciencia cierta que nos seguiremos viendo las caras 🙂

Hasta aquí, 21 personas que han sido más que compañeros de clase y que serán más que compañeros de profesión. Pero faltan cuatro más, mis “cuatro ángeles” como dice Gato. Las cuatro personas que me han acompañado desde el primer hasta el último curso, cuatro años repletor de momentos en común, del verdadero sentimiento de amistad. Pienso en vosotros y los ojos se me llenan de lágrimas, sé que a vosotros os tendré siempre pero el hecho de no veros todos los días y compartir risas y anécdotas memorables me entristece.

Gato: la sensibilidad personificada, sea cual sea el problema que tenga siempre estás ahí, aunque la solución sea complicada siempre la das. Por tus amigos lo das todo. Tengo tantas cosas que decir… y pensando en tí no me salen nada más que sonrisas y lágrimas. TE QUIERO, no lo olvides nunca. Eres especial y llegarás muy lejos, estoy segura.

Alejandra: Tu persona combina a la perfección la madurez y la ingenuidad. Has estado ahí siempre, en las buenas y en las malas, tu amistad es un regalo que espero no perder nunca. Ten siempre presente que me tendrás cuando me necesites. Y gracias por la cerveza, eso ha sido lo mejor que me has dado, no lo olvidaré nunca 😀

Salva: No hay palabras. Eres mi gran apoyo, mi confidente, puedo contar contigo siempre. En las buenas estas para hacer eco de mis risas y en las malas estas para no dejarme caer. Sin duda mi mejor amigo, por siempre.

Rachel: Desde el primer día hasta el último juntas. Me acompañarás siempre, eres la voz de mi conciencia, mi guía, mi ayuda eterna. Eres única en mi vida, nunca pensé que pudiese existir este tipo de amistad, te quiero zorrón!!!!! no hay palabras que no pueda demostrar con hechos.

Con sus defectos y sus encantos estas son las 25 personas que me han acompañado en mi formación como periodista, 25 personalidades diferentes que juntas hacen un compacto único e irrepetible. Habéis hecho de estos dos años la mejor etapa de mi vida, no hay palabras de agradecimiento para expresar lo que siento hacia vosotros.

Antes de cerrar este post me veo obligada a nombrar a cuatro personitas que, aunque no han formado parte de este gran elenco, sí forman parte de mi vida y sé que lo seguirán formando.

Alicia, la primera persona con la que me dirigí la palabra al entrar en CEADE, simepre tienes una sonrisa en la cara, eres detallista y una gran amiga de tus amigos, espero no perderte nunca (K).

Mar, si fueses tío serías mi alma gemela. Aún nos quedan muchos momentos por vivir juntas, lo presiento, así que ¿para qué perder el tiempo escribiendo lo mucho que te quiero si podemos partir el bacalao por ahí? Gracias por volver, espero que nuna vuelvas a marcharte

JP, la bondad y la inocencia son los adjetivos que te definen, ojalá hubiese más personas como tú en el mundo. Eres otra de las personas con las que también sé que mantendré un contacto directo! Quiero fiestas en tu piso!

Cayetano, gracias por todo lo que me has enseñado, con tus defectos y tus encantos eres especial, no cambies nunca.

Todos vosotros habéis convertido estos cuatro años en una etapa inolvidable, me habéis aportado tantas cosas, que solo puedo decir: GRACIAS

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

Gracias

Cuando alguien importante en tu vida quiere decirte adiós, da las gracias por lo vivido deshazte de los malos momentos y recuerda sólo los buenos. Piensa, que si esa persona quiere despedirse de ti, es porque ese grado de importancia únicamente lo has sentido tú y no merece la pena vivir una mentira.

Publicado en Experiencias | 1 Comentario

Quién pudiera…

El argumento más común para demostrar que el ser humano es superior y que no pertenece al reino animal, es su capacidad exclusiva de raciocinar, es decir, del uso de la razón para ejercer sus actos. Además, justifican esta explicación con otro gran razonamiento “los animales se mueven por instinto” o “los animales no piensan ni tienen sentimientos”.

Al escuchar este tipo de argumentos, uno se pone a pensar y saca sus propias conclusiones. Si raciocinar es juzgar a una persona por su color de piel, sus tendencias sexuales, su forma de vestir o de ver la vida; si pensar consiste en establecer planes para quedar por encima de los demás y pisar a tus “iguales”; y si tener sentimientos incluye torturar día a día a esa mujer cuyo único pecado es amarte incondicionalmente, asesinar a tus seres queridos por placer, matar al azar a personas inocentes por motivos políticos, territoriales o ideológicos, ser vengativo y rencoroso, yo solamente puedo sacar una conclusión:

Quien pudiera ser animal para no usar la razón, no pensar ni sentir.

Publicado en Opinión | 1 Comentario

Atravesando el umbral

La vida no es más que una sucesión de etapas, al terminar una, en el siguiente instante, comienza otra. A partir de ahora, las que me esperan no alcanzarán ni la duración ni la importancia de la que acaba. Ha sido la más uniforme y a la vez la más heterogénea. Han sido muchas las personas que han pasado por ella y, en comparación, pocas las que realmente han hecho mella, pero esa minoría estará siempre conmigo, me acompañará a cada paso que dé.

En la etapa que queda atrás se han sucedido cambios, situaciones, vivencias sin las que no podría dar el siguiente paso. Gracias a todos lo que han aportado los grandes momentos y gracias también a los que han marcado mi, hasta el momento, corta vida con historias desagradables y duras de recordar, porque en el fondo, es de ellos de quienes más he aprendido.

Miedo, incertidumbre, dudas, inseguridad… esos son los sentimientos que ahora me inundan, pero cuando miro atrás veo que no estoy sola, junto a mí están todas esas personas, esos recuerdos, todo lo aprendido, preparados para atravesar el umbral conmigo.

Publicado en Miscelánea | 1 Comentario